Top News

Zelensky le responde a Putin

¿Por qué se debe revisar el clima de Ucrania para analizar el próximo paso de Rusia?

Incluso en el siglo XXI, la guerra se ve afectada por el clima, y ​​eso puede convertirse en un factor en cualquier ofensiva rusa en Ucrania. La pregunta en boca de los ucranianos, y tal vez de los generales rusos: “¿Ha llegado temprano Rasputitsa?”.

Rasputitsa es el término para el lodo de la primavera, cuando los viajes por carretera en Rusia y Ucrania se vuelven más difíciles. Por lo general, su impacto se siente más en marzo, cuando las nieves comienzan a derretirse.

Hasta ahora, este invierno ha sido inusualmente templado en gran parte de Ucrania. Mientras CNN conducía desde la ciudad portuaria oriental de Mariupol hasta Zaporizhzia en el centro de Ucrania el 1 de febrero, comenzó a llover. El conductor se encogió de hombros con incredulidad. “Debería ser nieve”, se rió.

En Zaporizhzia, los bancos de nieve costrosa se estaban derritiendo en un hilo de agua marrón. Incluso a medianoche, cuando un manto de niebla yacía sobre el río Dniéper, la temperatura rondaba el punto de congelación. El aguanieve se convirtió en llovizna y viceversa.

Los analistas militares están debatiendo si la continuación del invierno templado podría afectar los planes para una ofensiva. El Kremlin ha negado repetidamente que tenga la intención de atacar a Ucrania, pero más de 100,000 soldados rusos están reunidos cerca de las fronteras de Ucrania, junto con armas pesadas, tanques y misiles balísticos.

Videos de redes sociales de varias áreas donde están desplegadas las fuerzas rusas, algunos publicados por los propios soldados, muestran un suelo blando e inundado, y mucho lodo.

See also  Bills and Bengals advances, still waiting for a competitor

Los datos de Copernicus, el programa de Observación de la Tierra de la UE, muestran que gran parte de Europa del Este experimentó temperaturas muy por encima del promedio en enero. Ucrania vio temperaturas entre 1 y 3 grados centígrados más altas que el promedio de los últimos 30 años, uno de los muchos cambios que la crisis climática ha traído a esta región.

Copernicus también señala que en enero, “Europa del Este estaba predominantemente más húmeda que el promedio” y el suelo en Ucrania estaba más húmedo de lo normal. La combinación significa menos escarcha y más barro.

Eso no sorprende a Svitlana Krakovska, directora del Laboratorio de Climatología Aplicada del Instituto Hidrometeorológico de Ucrania en Kyiv.

“Lo que estamos viendo en una trayectoria a largo plazo es una menor cantidad de días con nieve y noches heladas. Definitivamente vemos un calentamiento mucho más fuerte aquí que el promedio mundial”, dijo a CNN.

La evaluación estadounidense es que una incursión rusa sería más sencilla si baja la temperatura.

“[El presidente ruso, Vladimir Putin] tendrá que esperar un poco hasta que el suelo esté congelado para poder cruzar”, dijo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una conferencia de prensa el mes pasado.

Lee más aquí.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back to top button
Close
Close